La tasa de desempleo cayó al 6,6%, casi el mismo nivel que el 2º trimestre de 2008. En el último año, 47 mil cordobeses consiguieron trabajo y bajó la cantidad de personas con problemas de empleo. El mercado laboral del Gran Córdoba mostró en 2011 el mejor segundo trimestre de los últimos tres años. Según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la desocupación en la ciudad y sus alrededores alcanzó al 6,6 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA). En el mismo período del año anterior, había llegado a 8,40 por ciento, el mismo nivel del primer trimestre de 2011. En cambio, en el promedio del país, esa variable bajó de 7,9 a 7,3 por ciento en igual lapso. En el mismo sentido, la tasa de subocupación se redujo desde el 11,5 por ciento de abril a junio de 2010 hasta el 9,6 por ciento del mismo período de este año. En la comparación con el trimestre anterior, hubo un leve aumento (desde 9,1 por ciento). La baja en el desempleo fue acompañada por una suba interanual de la cantidad de gente que busca trabajo (la tasa de actividad subió de 45 a 47,2 por ciento de la población). Esto implica un alza efectiva de los cordobeses ocupados. De hecho, la tasa de empleo en el último año subió de 41,20 a 44,1 por ciento de la población total en el último año, aunque bajó levemente respecto al trimestre anterior (44,7 por ciento). La comparación interanual del período abril-junio de 2011, muestra que 38 mil cordobeses se incorporaron al mercado de trabajo. No sólo que todos ellos consiguieron empleo sino que, además, hubo nueve mil desempleados que pasaron a ser ocupados en ese período. Así, hubo una creación neta de 47 mil puestos de trabajo en el último año. Además, se redujo de 73 mil a 65 mil la cantidad de subocupados. Sumados a los 44 mil desocupados, 109 mil siguen con problemas de empleo, 17 mil menos que un año atrás. En la comparación con el primer trimestre de este año, la PEA se redujo en 21 mil personas y hubo siete mil puestos menos de trabajo. A pesar de esto, la cantidad de desocupados se redujo en 14 mil personas. Fuente: La Voz de interior.

El auge de las redes sociales ha superado lo puramente digital y ya empieza a filtrarse en nuestras vidas, tomando forma de objetos con los que podemos convivir.

Ya sea para colgar tu prenda favorita o para decorar la habitación que más te gusta de tu casa o departamento, este perchero “Me gusta” cumplirá con el cometido del buen friki-obsesivo de Facebook. Una vez puesto en la pared, podría ser interesante colocarlo con el tornillo un poco suelto y poder hacer “me gusta” o “no me gusta” según quien entre en casa. La opción que todos deseamos que pongan en Facebook, así de fácil, en tu propio hogar. Fuente: No puedo creer.

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó recientemente la ley 13059 sobre las condiciones de acondicionamiento térmico exigibles en la construcción de edificios. Estudios realizados por el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) plantean una nueva estrategia de ahorro energético a través del uso de tecnologías más eficientes, las cuales han sido desarrolladas por diferentes empresas proveedoras de materiales para la construcción y se encuentran ya en el mercado Argentino.

La finalidad de la nueva La ley 13059 es determinar las pautas de acondicionamiento térmico obligatorias en la construcción, para contribuir a una mejor calidad de vida de la población y a la disminución del impacto ambiental a través del uso racional de la energía, siendo las principales preocupaciones de la llamada arquitectura bioclimática el respeto por el medio ambiente y el cuidado de los recursos no renovables. Siguiendo la misma línea, el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) publicó una investigación en la que se plantea que la eficiencia y el ahorro podrían constituir una nueva fuente de energía, siempre y cuando se logre modificar el comportamiento humano, incentivar el uso responsable de los recursos y aumentar la aplicación de tecnologías más eficientes. La ley obliga, de ahora en adelante, a construir edificios que garanticen condiciones de habitabilidad higrotérmica, de higiene, de salubridad y que permitan una reducción de costos en los consumos de energía de calefacción y refrigeración. Para cumplir con las nuevas pautas y construir viviendas sustentables es preciso elegir materiales que garanticen un verdadero ahorro de energía. En el caso de las aberturas, el grado de aislamiento térmico de una ventana viene dado por la combinación de los siguientes factores: el tipo de material con que está fabricada la ventana, el paso de aire entre hoja y marco, el acristalamiento, la unión del vidrio a su bastidor y el montaje de la obra. VEKA Latina, empresa líder mundial en la fabricación de aberturas de PVC, ofrece sistemas de ventanas con un comportamiento térmico óptimo, al punto de reducir el consumo energético de un edificio en un 37%. En relación a otro tipo de materiales, las ventanas de PVC ahorran un 45 % de energía más que las de aluminio y un 15% más que las de manera. Su composición las convierte en estructuras durables y de una larga vida útil, cuyo aspecto no se deteriora por la acción solar ni el desgaste. Fuente: Clarín inmuebles

Edificar un metro cuadrado cuesta US 573 dólares, según el índice oficial. Luego de la desaceleración que atravesó durante 2009, el índice del costo de la construcción para Córdoba experimentó el año pasado un alza de 24 por ciento, lo que implica casi duplicar la suba que había tenido en el ciclo anterior.

La Dirección General de Estadísticas y Censos de la Provincia informó que en diciembre de 2010, el indicador registró un incremento de 3,5 por ciento. La mayor influencia fue salarial, ya que el rubro “mano de obra” creció 4,9 por ciento respecto de noviembre pasado, a raíz de las subas que comenzaron a regir el 1º de diciembre para los obreros del sector. Los precios de los materiales treparon 1,7 por ciento, mientras que para el resto de las variables, el alza promedio fue de 3,1 por ciento. De esta manera, el índice general experimentó un alza de 24 por ciento en diciembre comparado con igual mes de 2009. En tanto, entre diciembre de 2009 e igual período de 2008, el aumento había sido de 13 por ciento. Por lo tanto, el costo para construir un metro cuadrado cerró 2010 a 2.292,40 pesos, es decir, 573 dólares. En enero, el valor de ese mismo metro cuadrado era de 1.856,96 pesos y en diciembre de 2009, había sido de 1.848,70. En un año, el aumento fue de 443,7 pesos. Vivienda. El indicador se realiza tomando como base una vivienda tipo, con una superficie cubierta de 75,7 metros cuadrados (living-comedor, dos dormitorios, cocina y baño). Eso significa que para levantar una casa de esas características, en diciembre pasado hacían falta 173.535 pesos (43.384 dólares). Comparado con un año atrás, la diferencia es de 33.588 pesos. El índice se elabora considerando la evolución del precio de los materiales (construcción en general, carpintería, sanitarios, materiales eléctricos y pinturas). La mano de obra abarca los costos salariales y el rubro “varios” incluye 17 por ciento de mano de obra, honorarios profesionales e instalación de gas, entre otros. Fuente: La Voz del Interior

En sólo siete años, de 2001 a 2008, el ya histórico barrio de Nueva Córdoba se transformó radicalmente: en ese período, como consecuencia del boom inmobiliario de la década pasada, la cantidad de viviendas aumentó casi el 40 por ciento: de 22.843 unidades pasó a 31.830. Así surge de datos de la Dirección de Estadísticas Socio-demográficas de Córdoba, según una comparación del censo nacional de 2001 y el más reciente censo provincial de 2008. El crecimiento es muy superior al de la provincia, la ciudad de Córdoba y el barrio Centro, donde el crecimiento de las viviendas fue del 13 por ciento, el 9 y el 7,7, respectivamente. ¿Cómo es el panorama, hoy, en Nueva Córdoba? ¿El mercado ya está saturado o aún hay construcción e inversiones para rato? En la actualidad, a pesar de que los edificios en obra aún constituyen una postal repetida en ese barrio, la tasa de crecimiento del año es menor que la del período 2001-2007. Sucede que, aunque el mercado en ese barrio de estudiantes no está saturado, los grandes inversores cambiaron su rumbo y eligen otros barrios donde invertir. ¿Las razones? Las tierras en Nueva Córdoba están muy caras y, además, no quedan grandes superficies. Así, a pesar de que ni el alquiler ni la venta están parados, Nueva Córdoba ya no es el destino más buscado por los grandes inversores. Basta recordar algunos emprendimientos importantes que existen hoy: Manantiales (al sur de la ciudad, sobre Circunvalación), GNI Propietarian (en Costanera, barrio General Paz) y el proyecto de seis torres de Euromayor en la ex Cervecería Córdoba, entre otros. Es que si bien entre 2008 y 2009 la construcción en Córdoba se amesetó y la gente se fue al dólar, en 2010 se reactivó el mercado inmobiliario, pero esta vez fuera de Nueva Córdoba, explica Dahan. Población. A pesar de que el crecimiento en viviendas se disparó en Nueva Córdoba, ese fenómeno no fue acompañado por un incremento de iguales dimensiones de la población. Los datos de los censos de 2001 y de 2008 así lo demuestran: mientras que la suba de la cantidad de viviendas fue de casi el 40 por ciento, el de la población fue “sólo” del 23 por ciento. ¿Las razones? “Habría que estudiarlo a fondo, pero estimo que cambió el perfil del estudiante del interior”, aseguró Daniel Ortega, titular de la Dirección de Estadísticas Sociodemográficas de Córdoba. En este tradicional barrio de estudiantes habría cambiado el estilo de vida del chico que llega del interior. Departamentos que antes eran compartidos por dos, tres, cuatro estudiantes, hoy son residencia de uno o dos. “Antes, el estudiante típico era el que se las rebuscaba, vivía con varios chicos. Pero las mejores condiciones económicas en general y el precio de la soja hacen que hoy exista una camada grande de estudiantes que viven solos y muchos de ellos con auto”, interpreta Ortega. Fuente: La Voz de interior

A pesar de que 2011 es un año electoral, el escenario en el mercado inmobiliario se presenta optimista. Optimismo cauto, pero optimismo al fin. Pareciera que la economía en general y la industria de Real Estate en particular hubiesen logrado despegarse de los avatares de la política y esto es una señal sin dudas positiva.

Las perspectivas de crecimiento macroeconómico, los buenos precios de nuestras exportaciones y el deseo de los agentes económicos de invertir en inmuebles son condiciones necesarias (aunque no suficientes) para que el sector evolucione favorablemente en 2011. Sobre la base de esa condición necesaria, hay que trabajar con seriedad en detectar oportunidades de negocios para ofrecer a los clientes. Estamos convencidos que cada vez más, hay que poner el foco en la microeconomía de los proyectos. Analizar caso por caso, producto por producto, localización por localización, inversión por inversión. Con un trabajo consistente y profesional y procurando minimizar los riesgos asociados a la inversión (que nunca se pueden eliminar, pero sí controlar con una gestión profesional), hoy el mercado ofrece alternativas tentadoras para los que desean invertir y proteger su capital a través de los inmuebles. Fuente: el inmobiliario.com

Aunque ya no con la tendencia expansiva de los años anteriores a la crisis entre el gobierno nacional y el campo, por un lado; y a la crisis económica internacional, por otro, que dejó también sus secuelas, el sector de la construcción sigue manejando buenos niveles de rentabilidad, tanto para las empresas constructoras y afines, como para los inversionistas inmobiliarios.

Números y opiniones. “En el período 2002-2008, previo a la crisis del campo, todo era por demás rentable y crecía a un ritmo increíble. Todos los que apostaron, inclusive los inversionistas del ‘boom’ de la soja, hicieron buenos negocios en el rubro inmobiliario”, afirma Roque Lenti, Presidente de GNI. “Hoy comienza un nuevo ciclo: el mercado está mucho más lento, bajó la rentabilidad y hay que apostar a la eficiencia, pero el sector mantiene un buen ritmo”, afirma el desarrollista. Paralelamente, desde la Cámara de la Construcción, agregan que si bien en la calle suelen distorsionarse las expectativas, algunos indicadores más que objetivos, como el consumo de cemento, revelan buenos balances para este año. De acuerdo a las cifras publicadas por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland, en Córdoba, los consumos en toneladas del mes de julio ascienden a 106.863, en tanto el acumulado anual a 677.020. Estos parámetros, comparados con los años 2006, 2007, 2008 y 2009 –ver recuadro– indican que no ha habido una marcada disminución en su consumo, si bien las cifras incluyen su uso en todo tipo de obras: privadas y públicas, y en éstas las viales y posibles consumos fuera de la provincia. Costos actualizados. El valor promedio de un departamento en propiedad horizontal es de 1.200 a 1.300 dólares el metro cuadrado. Con respecto a los precios, el empresario Roque Lenti sostiene que en el marco actual –con inflación y un dólar estable– los costos de los inmuebles seguirán tendiendo al alza. Así, el costo de la construcción en general –no sólo en propiedad horizontal– sigue una tendencia alcista. De acuerdo a los datos difundidos por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Provincia, en agosto aumentó un 4,8 por ciento, en Córdoba, incremento definido especialmente por la suba en la mano de obra (6,9%); en los materiales (1,9%) y en algunos servicios vinculados con la actividad, como agua de construcción, instalación de gas, etc. (4,4%). Fuente: La Voz del Interior