Pocas cosas me son tan placenteras como poder leer cómodamente en un rincón del hogar, con una buena taza de te y algunas galletitas. Leer o estudiar requieren un ambiente especial, apartado, en el que se respete el silencio y el orden necesarios para garantizar nuestra concentración, de allí la importancia de crear un espacio de lectura en casa que condense en sí todo lo necesario para disfrutar esta actividad. No necesitás mucho, aquí te enseñamos cómo hacerlo.

Buscá el lugar ideal. Un pequeño rincón en la sala, ese espacio donde toda la familia puede compartir; o en tu habitación son perfectos para crear tu espacio de lectura. Tratá que esté lejos de la zona visual del televisor o cualquier elemento distractor; del mismo modo, debe estar alejado del área de más tráfico en tu hogar, pues de este modo no tendrás interrupciones involuntarias.

La iluminación es esencial, ojalá sea natural. Si no podés ubicarlo cerca de una ventana, entonces, utilizá una lámpara de mesa o pared que no ocupe mucho espacio en el suelo.

Encontrá la comodidad en un buen asiento. Hay sillas especializadas para esto, pero una sencilla con algunos almohadones puede funcionar bien. Pensá en agregar una mesilla que sirva para apoyar tus libros, papeles, lentes o alguna bebida para disfrutar mientras leés. Otros elementos decorativos como plantas son opcionales, lo más importante es que impregnes este lugar con objetos que reflejen tu personalidad y te envuelvan en un aura de paz, armonía y tranquilidad. Fuente: Estilo y Deco.