Desde hace tiempo, los inmuebles son una de las reservas de valor más elegidas por los argentinos. Por eso hoy, quienes piensen invertir en inmuebles, deben saber que no es fácil encontrar grandes oportunidades, como pudo haber sucedido después de la devaluación y hasta el año 2006-2007. Hoy, el inversor debe estar informado y tener un conocimiento más profundo del mercado si quiere hacer un buen negocio. De esta manera, según dice José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, ya no hay que buscar tanto por zona o barrio, sino por nichos de oportunidades. "Hay que ver los valores de reposición (cuánto saldría construir en esa zona sumado el costo de la tierra). Todo lo que pueda obtenerse por debajo o igual a ese valor conviene". Claro que existen ciertos barrios que, si bien son los más caros, también son los que mejor funcionaron en todas las crisis, resguardando el valor de la inversión y, además, facilitando la salida de la inversión. En las zonas premium, las apreciaciones de los inmuebles pueden superar a la inflación. También cuando uno quiere salir de la inversión es más fácil. Por otro lado, una buena opción para aquellos que no tienen todo el cash para invertir, pero sí buenos ingresos mensuales, son las inversiones de pozo, la mayoría de ellas, a través de fideicomisos. Ricardo Theller, investigador del Instituto de Economía de la UADE, dice que cuando se compra en el pozo se debe mirar la reputación del desarrollador y, además, aconseja ir a ver otros edificios que ya haya realizado, para ver la calidad de la obra. Fuente: Terrenos y quintas