¿Necesitás instalar un sistema de calefacción de agua en tu casa y no sabés cuál elegir?; aquí, las ventajas y desventajas de los distintos métodos. El mercado ofrece dos formas totalmente distintas: el termotanque, que almacena el agua y la mantiene a una temperatura constante, y el calefón, que calienta el agua en el momento, a través de una serpentina por donde circula.

El termotanque calienta el agua precisamente mediante un tanque. Como es de prever, el agua almacenada se va enfriando. El trabajo del aparato por mantener la temperatura del líquido genera un mayor gasto de energía. Cuando el consumo es importante, por ejemplo, en un baño de inmersión o cuando varias personas se duchan sucesivamente, debe esperarse unos veinte minutos, que es el tiempo promedio de recuperación del termotanque (varía según el tamaño del termo). Este sistema abastece varios grifos en simultáneo, funcionando con una mínima presión de agua, y no necesita ser instalado en un lugar accesible. Su vida útil ronda los cinco años, algo que puede variar según el mantenimiento que se le realice. El calefón funciona distinto. El agua circula por una serpentina que la va calentando. Sólo se enciende en el momento que se utiliza y no hay un volumen de líquido almacenado. Por lo tanto, no implica un tope en el consumo de agua y la utilización de gas se limita estrictamente al necesario. El mantenimiento es mínimo, generalmente más económico que el de un termotanque. Su vida útil es de unos diez años. Debe instalarse en un lugar cómodo y accesible para poder regular su temperatura de acuerdo a las necesidades del usuario. Además, el calefón requiere un nivel mínimo de presión de agua, algo que no sucede con el termotanque. Para abastecer varios grifos debemos tener condiciones de instalación adecuadas, como también de temperatura. En resumen, si la idea es bajar el consumo de gas lo ideal es optar por un calefón; lo mismo si buscamos un dispositivo de larga vida útil. Si no tenemos buena presión de agua la mejor alternativa es un termotanque, que nos brinda el confort de disponer de agua caliente en varios lugares simultáneamente. Entonces vemos no es que no hay un sistema superior al otro, sino que cada uno de ellos responde a diferentes necesidades. Al momento de optar por uno u otro, necesitaremos evaluarlos en función de las variables que acabamos de analizar. Fuente: Espacio living.

Pocas cosas me son tan placenteras como poder leer cómodamente en un rincón del hogar, con una buena taza de te y algunas galletitas. Leer o estudiar requieren un ambiente especial, apartado, en el que se respete el silencio y el orden necesarios para garantizar nuestra concentración, de allí la importancia de crear un espacio de lectura en casa que condense en sí todo lo necesario para disfrutar esta actividad. No necesitás mucho, aquí te enseñamos cómo hacerlo.

Buscá el lugar ideal. Un pequeño rincón en la sala, ese espacio donde toda la familia puede compartir; o en tu habitación son perfectos para crear tu espacio de lectura. Tratá que esté lejos de la zona visual del televisor o cualquier elemento distractor; del mismo modo, debe estar alejado del área de más tráfico en tu hogar, pues de este modo no tendrás interrupciones involuntarias.

La iluminación es esencial, ojalá sea natural. Si no podés ubicarlo cerca de una ventana, entonces, utilizá una lámpara de mesa o pared que no ocupe mucho espacio en el suelo.

Encontrá la comodidad en un buen asiento. Hay sillas especializadas para esto, pero una sencilla con algunos almohadones puede funcionar bien. Pensá en agregar una mesilla que sirva para apoyar tus libros, papeles, lentes o alguna bebida para disfrutar mientras leés. Otros elementos decorativos como plantas son opcionales, lo más importante es que impregnes este lugar con objetos que reflejen tu personalidad y te envuelvan en un aura de paz, armonía y tranquilidad. Fuente: Estilo y Deco.
Sin importar el tamaño de tu habitación, los lugares de almacenamiento son importantes para maximizar el espacio disponible. Las habitaciones a menudo pueden desordenarse con todas las cosas que podés tirar alrededor: ropa, accesorios, zapatos que van a parar al suelo en vez del closet. Una habitación ordenada te asegurará mejores noches de sueño y la seguridad de encontrarlo todo sin desperdiciar el tiempo.

Antes de comenzar a organizar tu habitación, revisá tus pertenencias y tratá de conservar sólo lo que realmente uses y necesites. Doná o reciclá todo aquello que te sobre, limpiá tu closet para traer prosperidad y sobre todo, orden. Hecho esto, es hora de optimizar los lugares de almacenamiento.

Hay muchas formas de mejorar la forma de guardar tus pertenencias. En primer lugar, la cama es una excelente opción. La mayoría de las camas poseen espacio debajo de ellas que pueden ser excelentes lugares para organizar objetos y ropa que no necesites todo el tiempo, como la ropa de invierno y zapatos. En el mercado vas a encontrar cajas, bolsas especiales de todos los tamaños creadas especialmente con este propósito. Las mesas de luz con cajones y repisas son perfectas para disponer en ellas esos objetos que solés utilizar en tu cama: libros, lentes, toallas de papel y hasta medicamentos.

Aprovechá el espacio vertical, no sólo el horizontal. Sacá el máximo partido a tus paredes disponiendo estantes y repisas flotantes, para maximizar el espacio libre en el suelo. Utilizá repisas pequeñas para objetos como perfumes y joyeros, liberando la superficie de las mesas. Aprovechalo también para tus libros, objetos de colección, etc. Construir unas repisas desde el techo hasta el suelo y luego emplear cajas de almacenaje es otra idea fabulosa para aprovechar el espacio en las paredes.

Mantener tu habitación ordenada no tiene que suponer una inversión elevada. Hasta cajas de cartón cubiertas con un lindo papel hará el trabajo. Implementá unos pocos cambios y notarás la diferencia en el orden y aprovechamiento del espacio de tu habitación. Fuente: Estilo y Deco.
El cambio climático constituye actualmente la mayor amenaza ambiental de este siglo. Hoy en día esta preocupación se extiende a escala gubernamental, científica y empresarial. Pero todos podemos contribuir con el cambio gradual de nuestros hábitos desde el consumo y los modos de vivir. ¿Qué tipo de ventanas tienen en su casa? Existen, sistemas de ventanas de PVC con tecnología y diseño que permiten ahorrar energía. Por eso ahora actuemos y ahorremos más energía. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial nos acerca las cifras de consumo de los artefactos de climatización. Estos datos se encuentran expresados en kilowatt-hora, el consumo de electricidad mensual. Por ejemplo, Un aire acondicionado de 3500 frigorías tiene un consumo de 96, 75 (kWh), un ventilador de techo tiene un consumo de 10,8 (kWh) y uno portátil consume 5,4 (kWh). El consumo de los acondicionadores de aire se podrá ver disminuido si contamos con un sistema de ventanas que tengan un cerramiento hermético y que aísle acústica y térmicamente nuestra vivienda. Hay sistemas de ventanas que reducen el consumo energético de una vivienda en un 37% y son 25% más eficaces en su aislamiento acústico.

Por otra parte, el aire acondicionado es uno de los equipos de mayor consumo energético en el hogar. El INTI nos provee de algunas recomendaciones para contribuir al ahorro energético: -Regule la temperatura del acondicionador de aire de tal manera que sea constante y cuando se encuentre el ambiente frío, prender el ventilador es la mejor opción. -Una vez al año revise con un técnico calificado si la unidad necesite gas refrigerante, esto asegura el correcto funcionamiento del artefacto. Un acondicionador que tienen dos o más años sin mantenimiento, consumen el doble de energía. -Limpie el filtro de aire cada 15 días. Si no realiza la limpieza provoca que el motor trabaje sobrecargado y se reduce su vida útil. -Mantenga las habitaciones cerradas mientras esté funcionando el acondicionador de aire. Revise el correcto cerramiento de los sistemas de aberturas. Fuente: Clarín Inmuebles.

Se trate de muros exteriores o divisiones interiores, de muros portantes o tabiques que no reciben cargas, las elecciones giran en torno a una limitada variedad de opciones: ladrillos de barro cocido, cerámicos huecos, bloques de hormigón o alivianados. A la hora de levantar muros, surgen dudas entre las bondades y los defectos de los distintos mampuestos. Para muros exteriores, se recomiendan los muros de ladrillos comunes de 30 cm o bien doble muro de 15 cm con cámara de aire; los bloques cerámicos en muros de 20 cm (ladrillos de 18 por 18 cm o 19 por 33 cm); o los bloques de hormigón, también en muros de 20 cm de espesor, para cumplir con los coeficientes exigidos de aislación térmica y acústica. Asimismo, como norma general, se consideran portantes -capaces de soportar cargas- los muros de ladrillo común, inclusive los de 15 cm; los bloques de hormigón de 18 por 19 por 33 cm y los ladrillos huecos cerámicos, pero sólo los “portantes”. Otra solución son los bloques alivianados (ver apoyo).

Los macizos. El tradicional muro de ladrillos comunes sigue teniendo grandes adeptos, ofreciendo indiscutibles ventajas de aislación térmica y sonora, y una elevada resistencia para solicitaciones estructurales. Si bien son piezas más pesadas. Además, el costo por m2 de una pared con estos mampuestos es de aproximadamente un 40 por ciento superior a la construida con ladrillos huecos. La mano de obra para levantar una pared de 30 cm de ladrillos comunes cuesta entre un 50 y 60 por ciento más que si se utilizan ladrillos cerámicos huecos, debido al mayor tiempo que implica su ejecución. El gasto en ladrillos supera al de los huecos en un 20 por ciento, aproximadamente, dado que para un m2 de muro de 30 cm -para exteriores- se requieren 106 unidades, cuyo costo aproximado es de $1,14 (costo en ladrillos por m2: $ 129,84). Y en el caso de los muros de ladrillos cerámicos huecos portantes, el costo por unidad es de $5,99 y se requieren 17 unidades por m2, lo que determina un costo por m2 de $101,83. Pero para levantar una pared de ladrillos comunes se requiere aproximadamente el 100 por ciento más de mezcla, lo que encarece también el total. Además, este tipo de paredes necesita más tiempo de ejecución. ¿Cerámica o cemento? Los ladrillos cerámicos huecos son aptos tanto para muros exteriores como interiores, utilizándose en paredes al exterior los de 18 por 18 cm o 19 por 33 cm, y en tabiques interiores los de 8 por 18 por 33 cm o bien los de 12 por 19 por 33 cm (las medidas varían según los fabricantes). Para muros sometidos a cargas verticales deberán utilizarse sólo los bloques portantes, que pueden ser de 12 o de 18 cm de espesor. Los ladrillos cerámicos huecos presentan en su interior perforaciones verticales y horizontales que favorecen un buen aislamiento térmico y acústico, propiciado por la cámara de aire interior. Además, el mayor tamaño de las piezas y su menor peso favorecen su colocación y manejabilidad, disminuyendo el tiempo que demanda la ejecución de la pared. El m2 de muro Si es de ladrillos comunes, se requieren aproximadamente 106 unidades; de cerámicos huecos portantes: 17; de bloques de hormigón: 13. De hormigón celular Lisos y precisos Comienzan a imponerse los ladrillos de hormigón celular, que permiten ejecutar todo tipo de mampostería, tanto exterior como interior, para muros portantes o tabiques de cerramiento. Ofrecen como notables ventajas la facilidad y rapidez de ejecución, además de su exactitud dimensional, que permite colocar los bloques con una delgada capa de mortero adhesivo ahorrando tiempo y dinero. Sus caras lisas requieren además bajo espesor de revoque para su terminación. Estos bloques cumplen los requerimientos estructurales para ejecutar paredes portantes exteriores en edificios de hasta tres plantas. Todos los ladrillos macizos de hormigón celular poseen 50 cm de largo y 25 cm de alto, varían sólo en su espesor que puede ser de 7,5; 10; 12,5; 15; 17,5 y 20 cm. El espesor mínimo de bloques para paredes exteriores es de 15 cm. Costo por unidad: $ 11,72 de 10 cm de espesor; $ 14,64 de 12,5 cm; $ 17,60 de 15 cm y $ 23,55 de 20 cm. Fuente: La Voz del Interior.

Aproximándonos a épocas en donde llegarán nuevos inquilinos a la ciudad, proponemos los diez elementos que no pueden faltar en tu nueva casa o departamento: 1. Dos juegos de sábanas para poder lavar uno y poner el otro limpio. Puede ser uno solo si es que tenés lavadora y secadora.

2. Elementos de cocina. No te mudes sin, al menos, una cacerola, una sartén y platos, vasos y cubiertos suficientes para vos y para tu media de amigos invitados. 3. Una caja de herramientas, aunque tengás la casa en perfecto estado y todo instalado. Suele pasar que se rompe algo justo en domingo por la tarde y te haga falta una llave inglesa. 4. Una buena cama. Parece algo obvio pero por apuro o falta de dinero, en ocasiones pensás que podés acomodarte por unos días en un colchón inflable o bolsa de dormir. Invertí en salud y conseguí una buena cama. 5. Elementos de aseo personal y también de limpieza de la casa, como escoba, lavandina, detergente, etc.

6. Un lugar para tender, ya sea un tendedero exterior o uno interior en el que dejar que se seque la ropa. 7. El electrodoméstico imprescindible en una cocina es la heladera. Sin un lugar donde conservar los alimentos, es muy difícil vivir cómodamente. 8. Si vivís en zonas con inviernos fríos, una estufa sería lo mínimo indispensable. En verano, tendrás que conseguir un ventilador o lograr ahorrar para invertir en un aire acondicionado. 9. Una mesa y una silla al menos. El cuerpo puede estresarse si no se come en una mesa; no es lo mismo un escritorio frente a la computadora. 10. Elementos distractivos, como un televisor, juegos, libros, etc., para que puedas disfrutar cada momento de tu casa o departamento y no sea sólo un lugar para dormir o trabajar. Fuente: Decoesfera.

Este es uno de los pasos más difíciles de dar, sobre todo por la situación económica por la que atraviesa nuestro país, pero si estás en condiciones de dar este paso,  es bueno que sepas algunas cuestiones. Lo primero que tenés que hacer es asesorarte para ver cómo esa casa se ajusta a tu presupuesto. ¿Cómo saber hasta cuánto puedo comprar o invertir? ¿Qué hay que hacer para solicitar un préstamo hipotecario?
Historial de crédito
Un buen historial de crédito, con un bajo nivel de compromisos financieros sería lo ideal. Cualquiera que sea tu situación, si tenés un alto nivel de deuda deberás reducirlo. Es muy importante que comiences a pagar tus cuentas a tiempo y de manera completa. Si necesitás un año para reducir tus deudas, dejá de buscar casa y dale prioridad a la planificación de tu presupuesto para acelerar el saldo de aquellas deudas que están afectando tu capacidad de cualificar. También tenés que comenzar de inmediato un plan de ahorro.
Ingresos
Los ingresos y la estabilidad de ingresos son muy importantes para este proceso. ¿Has conservado el mismo empleo durante por lo menos dos años? A la hora de cualificar para un préstamo hipotecario, el tener un ingreso estable te ayudará a ser considerado de manera más favorable pues representás un riesgo menor para la institución financiera.
Cambiá tus hábitos
Mantené un control de tus finanzas e ingresos. Solicitá la ayuda de expertos en finanzas para preparar un buen programa de planificación financiera, ya que esto te ayudará a preparar un programa de ahorro. Te recomendamos que coloques ese plan en un lugar donde lo puedas ver cada día. Abrí una cuenta de ahorros para poder tener un buena reserva para la compra de tu propiedad y hasta comprar algunos enseres o gastos imprevistos que se te presenten. Recordá realizar depósitos regularmente, sin importar cuán pequeños sean. Mantené tu libreta de cheques con un balance positivo. Aprendé a simplificar tus gastos. Verificá de qué lujos podés prescindir para aumentar aún más tus ahorros. Recordá que tu presupuesto debe incluir las partidas que destinas para cada detalle, desde lo que pagas por servicios de televisión por cable, hasta tus gastos en teléfonos celulares, notebook, libros y música. Para bajar tu nivel de gastos imprevistos: abandoná el centro comercial y comenzá a comprar en almacenes de descuento o visitá las tiendas de consignación si necesitás ropa y mobiliario. Para artículos más básicos, buscá las ofertas: escogé las tiendas más económicas y aprendé a comparar precios. Si tenés varias tarjetas de crédito, consolidalas. Utilizá las tarjetas que tienen el interés más bajo. Así, te vas a sentir menos tentado a comprar y ahorrarás en tarifas y cargos anuales. Recordá que el proceso de precualificación te ayudará a saber dónde estás parado en términos de tus finanzas. Fuente: Oriental.

Los mejores sistemas para ventanas y aislaciones son aquellos que contienen PVC y ofrecen una alta resistencia a la intemperie, al paso del tiempo, así como también permiten conservar un 25% más el calor del ambiente y el PVC es 1100 veces más aislante que el aluminio. Las ventanas VEKA están presentes en todos los climas del país y el mundo por su excelente rendimiento frente a las inclemencias del tiempo de cada región.

Según la ubicación geográfica y el comportamiento climático se recomienda un modelo determinado de ventana. Para eso se debe evaluar los requerimientos específicos del perfil: que soporte los fuertes vientos, la salinidad y corrosión de las zonas marítimas, montañosas, el maltrato de intensas precipitaciones, las fuertes radiaciones solares o las nevadas periódicas.

En algunas ocasiones, un sistema de perfiles puede complementarse con otras innovaciones para la contribución de ambientes confortables y ventilados. Para este tipo de funciones, por ejemplo, Veka diseña diferentes accesorios que permitan ventilar automáticamente los ambientes que permanecen extensos períodos deshabitados. También desarrolló un modelo de perfil (PVC) multicámara para evitar el problema de los vidrios empañados por la condensación del frío o el calor. Este sistema impide que las temperaturas extremas lleguen a estar en contacto con la temperatura interior, además por la baja conductividad térmica el PVC actúa como un aislante natural. Esta innovación permite mantener constante la temperatura interior para brindar mayor confort. A su vez todo esto permite la utilización de un burlete único en todo el perímetro asegurando mayor hermeticidad, se optimiza el funcionamiento de herrajes, burletes y se evitan las corrientes de aire, como así también el paso del agua, el viento y el polvo, incluso bajo fuertes presiones. Además los perfiles tienen un tratamiento especial que conservan su estado durante más tiempo inalterado, ya que uno de sus componentes está especialmente formulado para el hemisferio sur, que las protege de las radiaciones UV y resistentes a los climas más agresivos. El último desarrollo, colocado en la CasaE de BASF, es el sistema Alphaline diseñado exclusivamente para favorecer la construcción de viviendas con un balance energético óptimo. Fuente: Inmuebles Clarín

Desde hace tiempo, los inmuebles son una de las reservas de valor más elegidas por los argentinos. Por eso hoy, quienes piensen invertir en inmuebles, deben saber que no es fácil encontrar grandes oportunidades, como pudo haber sucedido después de la devaluación y hasta el año 2006-2007. Hoy, el inversor debe estar informado y tener un conocimiento más profundo del mercado si quiere hacer un buen negocio. De esta manera, según dice José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, ya no hay que buscar tanto por zona o barrio, sino por nichos de oportunidades. "Hay que ver los valores de reposición (cuánto saldría construir en esa zona sumado el costo de la tierra). Todo lo que pueda obtenerse por debajo o igual a ese valor conviene". Claro que existen ciertos barrios que, si bien son los más caros, también son los que mejor funcionaron en todas las crisis, resguardando el valor de la inversión y, además, facilitando la salida de la inversión. En las zonas premium, las apreciaciones de los inmuebles pueden superar a la inflación. También cuando uno quiere salir de la inversión es más fácil. Por otro lado, una buena opción para aquellos que no tienen todo el cash para invertir, pero sí buenos ingresos mensuales, son las inversiones de pozo, la mayoría de ellas, a través de fideicomisos. Ricardo Theller, investigador del Instituto de Economía de la UADE, dice que cuando se compra en el pozo se debe mirar la reputación del desarrollador y, además, aconseja ir a ver otros edificios que ya haya realizado, para ver la calidad de la obra. Fuente: Terrenos y quintas
-Si piensa retirar dinero de una entidad, no debe divulgar esta información. Tampoco los días y horarios en que va a realizar la operación ni el lugar donde se realizará. Es fundamental evitar las rutinas, es decir, no retirar siempre un día determinado en un mismo horario cada semana. -Ir acompañado. Es recomendable que alguien de su absoluta confianza lo acompañe a retirar el dinero, de preferencia una persona de sexo masculino. -Intentar utilizar las casas matrices de los bancos y no sucursales alejadas para realizar el retiro. Si bien algunas entidades cobran comisión por no retirar el dinero donde originalmente se lo depositó, de esta manera uno hace la operación en una zona más protegida y con más movimiento. -Prestar atención a las motos encendidas en las cercanías de la sucursal o a vehículos en idénticas circunstancias -Prestar atención a la gente dentro de la sucursal. En caso de notar un comportamiento extraño, notificar al personal de seguridad -No avisar de antemano al banco que va a retirar dinero -No utilizar el lugar que algunas sucursales tienen destinado para que clientes cuenten dinero en efectivo. Muchas veces el ingreso a estos recintos sirve para ser marcados automáticamente, por más que el monto a retirar sea mínimo -Al guardar el dinero, si Usted está acompañado, es recomendable dividir el dinero entre esas personas, de manera que si es víctima de un robo, no perderá la totalidad del dinero. Si está solo, es preferible guardar el dinero no en una sola ubicación y distribuirlo en bolsillos, maletines y otros lugares -Al salir del banco, observe bien el panorama para detectar movimientos raros o personas que ya haya visto antes de entrar. -En caso de utilizar un taxi o remis, evitar tomarse uno en la puerta de la sucursal de la entidad donde se realizó la operación ni en lugares cercanos a la misma. -Mientras se aleja del banco, observe si está siendo seguido por alguien. Si tiene sospechas, llamar al 911 de inmediato. -Tener pensado y diagramado de antemano el camino de vuelta. Tener preparadas las llaves (tenerlas a mano) antes de ingresar al domicilio de manera que este trámite sea lo mas rápido posible. Existieron casos de robo por demoras en el ingreso derivadas de este motivo. -En caso de sumas elevadas (por ejemplo compraventa de un inmueble), evaluar la contratación de custodios o el alquiler de un transporte de caudales. Muchas veces por ahorrar en esto, se termina perdiendo todo. -Si en la entidad le indican que debe volver al día siguiente porque no tienen disponibilidad, exija que la entidad le deje constancia por escrito de esta negativa. Fuente: Zona Bancos