El clima electoral que comenzó a vivir la Argentina desde hace unos meses por ahora no afectó al mercado inmobiliario. A diferencia de otras alternativas de inversión, el mercado inmobiliario arrastra en los últimos años un crecimiento sostenido en ventas y lanzamiento de nuevos proyectos, en buena medida porque se convirtió en buena opción para invertir los dólares que ingresan de las exportaciones del complejo sojero.

Eso permitió este año al sector desmarcarse de las desaceleraciones registradas durante otros períodos re-electorales. El nuevo paradigma que impera en el sector indica que se está frente a la era del "ahorro en metros cuadrados" y que llegó la hora del inversor local más que la del capital extranjero. A las tradicionales variables que afectan al rubro, como el tipo de cambio, el alza en los insumos y el costo de la mano de obra, se les suma en el 2011 el factor elecciones, un tema de agenda que suele impactar de manera directa en el mundo de los negocios. La vicepresidente de Korn Propiedades, Mabel Korn, evaluó que en la actualidad "el inversor puede proyectar a futuro sin temor a encontrarse con grandes sorpresas, y es por eso que no se registra una disminución en el ritmo del mercado pese al año electoral". Para Marcelo Orfila, gerente del Grupo Monarca, la gente está buscando "proteger sus ahorros" en este año atravesado por las urnas, y busca una reserva segura de valor, encontrando que "las propiedades cumplen ese objetivo". El titular de Real Estate Investments, Carlos Molinari, analizó que el mercado se mueve en forma similar en todas las grandes ciudades del país como Rosario, Córdoba y Mendoza y ya no es sólo Buenos Aires el destino del boom inmobiliario. Orfilia agregó que la demanda está apostando a productos que tienen un período de obra de dos a tres años: "Desde el primer trimestre de 2011 se puede observar un crecimiento constante en la venta de inmuebles a estrenar y aún mayor a 2010". Mabel Korn indicó que los constructores están en la permanente búsqueda de terrenos para la construcción, lo cual "demuestra una clara y sostenida apuesta al mercado, que evidencia una perspectiva positiva de cara al futuro". En coincidencia con los otros brokers, el socio-director de la inmobiliaria Interwin, Miguel Ludmer, evaluó que la situación se debe a que tanto economistas como politólogos "no vaticinan grandes cambios en relación a la política económica que tome el país" después del 10 de diciembre. Fuente: El inmobiliario