La restricción en la compra de dólares ha impactado de distinta forma según el tipo de operación inmobiliaria. En principio se presentan dos situaciones de operaciones según sean entre particulares o entre particulares y empresas constructoras.
En cuanto a las constructoras y en lo que respecta a ventas de contado o financiadas a corto plazo; estas se han constituido en una alternativa de destino de aquellos inversores que tienen pesos en su poder ya que los desarrollistas necesitan los mismos para pagar mano de obra y materiales; por lo que el negocio cierra para ambos. El ahorrista, ante la imposibilidad de comprar dólares encuentra en el inmueble un medio para resguardar su capital a un valor de la divisa en un punto de equilibrio entre el oficial y el denominado “blue”. Por lo que como históricamente el inmueble está valuado en dólares, de esta manera llegan al mercado inmobiliario un dinero que de otro modo hubiera ido a la compra de dólares y a una caja de seguridad, por ejemplo.
En el caso de las ventas entre particulares, se ha complicado la negociación, ya que normalmente el vendedor quiere el 100% del precio de venta en dólares y esto es un impedimento para el comprador que no accede a la divisa. Entendemos que esta situación se irá acomodando con el paso del tiempo. Pero por el momento las operaciones se complican y aquellas que se realizan conllevan una ardua negociación respecto al valor del dólar, o bien se encuentran encadenadas; es decir, se vende una propiedad para comprar otra y queda un pequeño saldo de precio para cancelar en efectivo o a plazo. Por ello en este tipo de transacciones el descenso de ventas ha sido considerable, optando algunos propietarios en ponerlas en alquiler.
Por otra parte, hay que analizar que los inmuebles han subido en pesos ya que una propiedad que salía U$S 100.000 hace un mes, era equivalente a $ 480 000.- y ahora lo es a $520.000 .- o más. Es importante destacar que las listas de precios no se han modificado pero los precios son conversables según sea la forma de pago. Aquí hay que apelar a la transparencia del mercado para no inducir a engaño a clientes con supuestos de tomar el dólar a un valor oficial o menor que luego se compensa en un precio en pesos por encima de su valor de mercado.
Fuente: Cámara de Corredores Inmobiliarios de la Provincia de Córdoba (CaCIC).