Se venía venir desde hace un tiempo (ya lo habían anticipado los empresarios allá por el mes de mayo en el acto de renovación de autoridades de la Ceduc), pero ahora la tendencia es un hecho: los inversores no son lo que eran antes y ahora parece haber llegado la hora del consumidor final.

Son ellos quienes traccionan la demanda y a quienes están destinados los últimos proyectos inmobiliarios lanzados por las desarrollistas. ¿Qué pasó? Básicamente dos cosas: por un lado los que invertían en ladrillos ya se hicieron de un stock considerable (además de que bajó la rentabilidad del campo, que era lo que motorizaba el sector) y, por el otro, reapareció la financiación posibilitando a los segmentos medios el acceso a la casa propia, de la mano de créditos hipotecarios (fundamental la línea “Tu Casa” del Bancor) y de los sistemas de financiación propia que comenzaron a implementar varias desarrollistas.  ¿Qué busca el consumidor final? Se inclina por viviendas en propiedad horizontal como duplex, condominios y housing, cuyos valores oscilan entre los U$S 85.000 hasta los U$S 115.000 dólares. Otra opción son los lotes de entre 250 a 500 m2 para construir. Fuente: Infonegocios
En un tiempo récord de sólo 6 días, una empresa constructora china levantó en la ciudad de Changsha un edificio de 15 pisos, donde se situará el nuevo Ark Hotel. Para lograrlo, la compañía Broad Sustainable Building (BSB) realizó un trabajo sin pausa, durante el día y la noche, mientras grababan con cámaras fijas todo el proceso. Un trabajo realizado con una coordinación y precisión formidables. El levantamiento de estructuras duró 46 horas y media, mientras que para la fachada y todos los detalles de servicios y confort se necesitaron otros cuatro días. Según asegura la empresa constructora, el edificio es sumamente seguro y ha pasado el nivel nueve de las pruebas de resistencia contra terremotos. Las principales ventajas de la construcción son su poco peso, su estructura en diagonal y la construcción en acero. Tiene además materiales más ligeros que pesan 250 kg/m2 frente a los 1.500 kg/m2 que tienen los edificios tradicionales. Los pisos y las paredes son sólidas, herméticas e insonorizadas, lo cual ofrece una eficiencia energética cinco veces superior al de la construcción común. BSB presentó el edificio como el primero "en la historia humana que combina en su estructura materiales respetuosos con el medio ambiente", esto porque en la construcción solamente se desperdició 1% en residuos materiales. Fuente: Periodismo Digital
Los clicks y consultas en la plataforma de elinmobiliario.com indican que la cercanía del verano trae consigo el interés por tipologías “de temporada”, en detrimento de otras tradicionalmente demandadas, como los  Torres en Construcción, Housings y Barrios Cerrados. El dato se desprende del Informe del Mercado Inmobiliario OnLine que todos los meses elabora  el sitio especializado elinmobiliario.com, en base a datos estadísticos que emanan de su plataforma. En lo que respecta a las plazas más buscadas, Patagonia y Uruguay “hicieron la punta” durante octubre creciendo en materia de visitas y consultas con respecto al mes anterior. Puntualmente, Patagonia captó el mes pasado el 33,37% de las visitas y un 38,46% de consultas, registrando un comportamiento incluso superior al de meses anteriores. La segunda plaza más buscada (midiéndolo en términos de clicks y consultas al mismo tiempo), fue Uruguay, que concentró durante octubre el 15,29% de las visitas y el 15,56% de las consultas. Rosario, pos su parte, tuvo un muy buen comportamiento en términos de consultas durante octubre respecto a septiembre (+14.47%), en cambio con los clicks, descendió 1,17%. En lo que respecta a las tipologías, las estadísticas muestran un fenómeno particular: a medida que se acerca el verano, crece la demanda por productos como Cabañas (8,90% de consultas), Condo Hoteles (8,31% de las consultas), Alquileres Temporarios (5,48%) y Hoteles/Hosterías (5,08%). Más allá de estas tipologías “de temporada”, se halló buen comportamiento en la plataforma en las Urbanizaciones con Seguridad, que desde hace dos meses vienen “pisando fuerte”. En octubre, este producto concentró 6,28% de las consultas (aumentando en un +0,69% el dato de septiembre). Esta vez, tipologías como los Loteos Urbanos, Torres en Pozo y Countries quedaron en las últimas posiciones de la tabla. Fuente: Punto a Punto
Torre Sears estrena balcón transparente. El edificio inauguró un balcón de vidrio en su piso 133, dando la impresión de flotar sobre Chicago; los 37 milímetros de espesor de The Ledge podrían soportar hasta 5 toneladas de peso. Los niños tienen menos preocupaciones al asomarse por el balcón de 1.2 metros de largo. El vidrio aguanta hasta 5 toneladas. El balcón The Ledge en la Torre Sears se encuentra en Chicago, ciudad famosa por sus rascacielos.

La mayoría de los primeros visitantes al nuevo balcón de vidrio de la Torre Sears de Chicago parecen estar de acuerdo: el primer paso es el más difícil. La ciudad estrenó hoy el balcón suspendido a 412 metros de altura, en el piso 133 del emblemático rascacielos. El balcón sobresale 1.2 metros del mirador, ya de por sí impresionante. Las paredes, suelo y techo transparentes causan la sensación de estar flotando sobre la ciudad. Los administradores del edificio afirman que el balcón es suficientemente seguro: Puede sostener hasta cinco toneladas gracias a sus vidrios de 37 milímetros de espesor. Para el común de la gente, sin embargo, que está acostumbrada a pensar en las hojas de vidrio como algo que potencialmente se puede romper, poner un pie en el lugar es todo un reto. "Es como caminar sobre una capa de hielo", dijo Margaret Kemp, una residente de Obispo, California, cuyo corazón todavía latía fuertemente después de salir del balcón. "Con ese primer paso uno piensa '¿Iré a caer?'''. Kemp fue una de los visitantes que pudieron tener el miércoles un vistazo previo a la inauguración del balcón. El balcón transparente apodado "El anaquel"  ("The Ledge") eb julio abrió al público. Los visitantes pueden tener vistas sin obstáculos de Chicago desde el lado oeste de la torre y una vista que casi provoca paro cardiaco de la calle y el río Chicago, para quienes sean lo suficientemente valientes para mirar por debajo de sus pies. Fuente: CNN Expansión
El fideicomiso se convirtió en los últimos años en el principal vehículo financiero para encarar diversos proyectos inmobiliarios. La figura del fideicomiso contempla un acuerdo entre privados, en el que se afecta un patrimonio constituido entre varios –denominados fiduciantes– para financiar un destino particular por un tiempo determinado. Aparece con fuerza en 2002, a partir de la recuperación de la actividad económica y, en particular, del rubro de la construcción. Esta herramienta permite canalizar los fondos de aquellos ahorristas poco experimentados para participar de la Bolsa, pero que buscan un rendimiento más atractivo que el que ofrecen los bancos. De todos modos, todavía sigue prevaleciendo el financiamiento de corto plazo.

La construcción exhibe un comportamiento procíclico respecto de la evolución de la actividad económica; es decir, crece más rápidamente que el PIB, pero también se acelera el declive en las fases de caída. Un factor que jugó también en favor de este esquema fue la extraordinaria rentabilidad del negocio agropecuario. “Este sector experimentó grandes ganancias debido al aumento de los precios internacionales, convirtiéndose en el principal proveedor de fondos para desarrollos inmobiliarios”, afirma un estudio de la consultora Reporte Inmobiliario. Los exportadores de granos buscaron en la construcción un destino para sus ingresos de dólares provenientes de la liquidación de sus cosechas. Es así que en 2003 aparecieron los primeros grandes centros inmobiliarios del interior, en Rosario y Córdoba. Esta tendencia se mantuvo. Además de brindar seguridad, el mercado de la construcción ofreció en los últimos años una elevada rentabilidad, oferta variada y una demanda sostenida. En ese tiempo los fideicomisos constituyeron un verdadero atractivo para participar de esas ganancias, y una importante fuente de fondeo para los desarrolladores inmobiliarios. La crisis financiera internacional, que se originó en los Estados Unidos por las hipotecas “subprime”, le puso un freno a la actividad también en la Argentina. No obstante, la desaceleración duró poco. “Este año la economía argentina se encuentra nuevamente en una fase positiva”, señala el informe. La estabilidad cambiaria también se convirtió en un factor fundamental. Una de las bases de la rentabilidad del sector es que su venta se realiza en dólares, mientras que los costos son en pesos. De todos modos, la crisis global y la de 2001 incentivó a los bancos a orientarse a otorgar créditos de corto plazo. De acuerdo con datos provistos por el Indec, la tasa de interés para los créditos hipotecarios era a principio de 2004 de 13 por ciento anual, mientras que para otros préstamos prendarios era del 33 por ciento, y para tarjetas de crédito, el 32. Ese año se destinaron unos 5550 millones de pesos para hipotecarios y 10.820 millones para consumo. En la actualidad se duplicó el monto con una tasa del 15 por ciento para los hipotecarios, y se incrementó en ocho veces para préstamos personales (sin modificaciones en las tasas de interés). “Esto da claras señales de la orientación del crédito hacia otros destinos dejando de lado el financiamiento hipotecario”, sostiene el informe. En fideicomisos se exhibe la misma tendencia. En lo que va del año se colocaron 3234 millones de dólares en fideicomisos, más del doble que igual lapso de 2009, según el último informe de la Comisión Nacional de Valores. Fuente: Página 12
El desarrollo edilicio y la actividad inmobiliaria, son una parte central en la configuración del entorno construido, las buenas prácticas contribuyen a mejorarlo y las malas por supuesto a perjudicarlo. Por tal relevancia resulta imperioso resaltar las acciones positivas y sobre todo aquellas que son innovadoras para que se impongan por sobre las que apelan a la monotonía y decadencia. Por ello, el sitio Reporte Inmobiliario entregará el “Premio a la Creatividad e Innovación en Materia Inmobiliaria 2010”.

Reporte inmobiliario resume la actividad del mercado inmobiliario en Iberoamérica, de manera independiente y profesional. Nuestro objetivo es concentrar la información de todas y cada una de las variables que intervienen en la compra venta, construcción y desarrollo del emprendimiento inmobiliario. Se hará acreedor del galardón la persona o empresa que para el sector académico (6 Universidades en total) y el público haya tenido alguna propuesta innovadora o creativa dentro del sector Inmobiliario-Constructivo. Cada escuela Universitaria que cuenta con carreras relacionadas con el Real Estate propuso una empresa o proyecto que a su juicio merece ser premiada. Los nominados para el año en curso son: Eduardo Costantini, la empresa desarrolladora TGLT, el emprendimiento Silente del Grupo Farallon. y el desarrollo Nuevo Quilmes. A través de Internet el público puede votar libremente por la opción que a su juicio sea la más creativa ingresando en www.reporteinmobiliario.com Los ganadores del Premio a la Creatividad e Innovación en Materia Inmobiliaria en las edicios anterioes fueron G & D Developers, el Hotel Boca Juniors de obra de Carlos Ott y el desarrollo Ciudad Ribera de la ciudad de Rosario. Fuente: Inmbuebles Clarín
A pesar de que 2011 es un año electoral, el escenario en el mercado inmobiliario se presenta optimista. Optimismo cauto, pero optimismo al fin. Pareciera que la economía en general y la industria de Real Estate en particular hubiesen logrado despegarse de los avatares de la política y esto es una señal sin dudas positiva.

Las perspectivas de crecimiento macroeconómico, los buenos precios de nuestras exportaciones y el deseo de los agentes económicos de invertir en inmuebles son condiciones necesarias (aunque no suficientes) para que el sector evolucione favorablemente en 2011. Sobre la base de esa condición necesaria, hay que trabajar con seriedad en detectar oportunidades de negocios para ofrecer a los clientes. Estamos convencidos que cada vez más, hay que poner el foco en la microeconomía de los proyectos. Analizar caso por caso, producto por producto, localización por localización, inversión por inversión. Con un trabajo consistente y profesional y procurando minimizar los riesgos asociados a la inversión (que nunca se pueden eliminar, pero sí controlar con una gestión profesional), hoy el mercado ofrece alternativas tentadoras para los que desean invertir y proteger su capital a través de los inmuebles. Fuente: el inmobiliario.com
En sólo siete años, de 2001 a 2008, el ya histórico barrio de Nueva Córdoba se transformó radicalmente: en ese período, como consecuencia del boom inmobiliario de la década pasada, la cantidad de viviendas aumentó casi el 40 por ciento: de 22.843 unidades pasó a 31.830. Así surge de datos de la Dirección de Estadísticas Socio-demográficas de Córdoba, según una comparación del censo nacional de 2001 y el más reciente censo provincial de 2008. El crecimiento es muy superior al de la provincia, la ciudad de Córdoba y el barrio Centro, donde el crecimiento de las viviendas fue del 13 por ciento, el 9 y el 7,7, respectivamente. ¿Cómo es el panorama, hoy, en Nueva Córdoba? ¿El mercado ya está saturado o aún hay construcción e inversiones para rato? En la actualidad, a pesar de que los edificios en obra aún constituyen una postal repetida en ese barrio, la tasa de crecimiento del año es menor que la del período 2001-2007. Sucede que, aunque el mercado en ese barrio de estudiantes no está saturado, los grandes inversores cambiaron su rumbo y eligen otros barrios donde invertir. ¿Las razones? Las tierras en Nueva Córdoba están muy caras y, además, no quedan grandes superficies. Así, a pesar de que ni el alquiler ni la venta están parados, Nueva Córdoba ya no es el destino más buscado por los grandes inversores. Basta recordar algunos emprendimientos importantes que existen hoy: Manantiales (al sur de la ciudad, sobre Circunvalación), GNI Propietarian (en Costanera, barrio General Paz) y el proyecto de seis torres de Euromayor en la ex Cervecería Córdoba, entre otros. Es que si bien entre 2008 y 2009 la construcción en Córdoba se amesetó y la gente se fue al dólar, en 2010 se reactivó el mercado inmobiliario, pero esta vez fuera de Nueva Córdoba, explica Dahan. Población. A pesar de que el crecimiento en viviendas se disparó en Nueva Córdoba, ese fenómeno no fue acompañado por un incremento de iguales dimensiones de la población. Los datos de los censos de 2001 y de 2008 así lo demuestran: mientras que la suba de la cantidad de viviendas fue de casi el 40 por ciento, el de la población fue “sólo” del 23 por ciento. ¿Las razones? “Habría que estudiarlo a fondo, pero estimo que cambió el perfil del estudiante del interior”, aseguró Daniel Ortega, titular de la Dirección de Estadísticas Sociodemográficas de Córdoba. En este tradicional barrio de estudiantes habría cambiado el estilo de vida del chico que llega del interior. Departamentos que antes eran compartidos por dos, tres, cuatro estudiantes, hoy son residencia de uno o dos. “Antes, el estudiante típico era el que se las rebuscaba, vivía con varios chicos. Pero las mejores condiciones económicas en general y el precio de la soja hacen que hoy exista una camada grande de estudiantes que viven solos y muchos de ellos con auto”, interpreta Ortega. Fuente: La Voz de interior
Según el Observatorio de la Deuda Social de la UCA (Universidad Católica Argentina), “mientras que en 2004 el 12,8% de los hogares alquilaba la vivienda en la que vivía, en 2009 el porcentaje ascendía al 15%”. Y aclara que “si bien en algunos pocos casos existen propietarios que alquilan sus viviendas a terceros y ellos, a su vez, rentan otra unidad habitacional para vivir, en la mayoría de los casos el alquiler es un indicador de déficit habitacional e impacta, entre otros aspectos, en la renta disponible de los hogares, ya que, a diferencia de los propietarios, del ingreso corriente es necesario descontar mensualmente el monto del alquiler”.

Según este informe, entre fines de 2007 y fines de 2009, en promedio, los alquileres pagados por los inquilinos subieron el 62,1%. En tanto, las mediciones privadas marcan que en 2010 siguieron subiendo otro 15%. Así en tres años, los alquileres acumulan un alza del 86,4%. Para el mismo período, el INDEC registró una suba promedio de los salarios del 80,7%. En cambio, “llamativamente” en estos tres años, los alquileres, para el INDEC se encarecieron apenas un 30%. “Si se examina el precio promedio de los alquileres por condición residencial, se aprecia que el mayor aumento bienal, con un 97,4%, se produjo en las viviendas ubicadas en villas y asentamientos. Por el contrario, la menor variación se dio en los segmentos urbanos de clase media, donde el incremento rondó el 51,5%”. La conclusión del Observatorio es que “esto está indicando un proceso de tipo regresivo, por cuanto los sectores más vulnerables ­que no cumplen con los requerimientos para alquilar viviendas en áreas con trazado urbano -fueron los más afectados por la indexación en los alquileres, en contraposición a las clases medias que tienen otras posibilidades e incluso pueden acceder al crédito hipotecario”. Para el informe de la UCA, este proceso está estrechamente vinculado con el incremento de villas y asentamientos en la última década. “Por tener nuestro país un déficit estructural de vivienda y a partir del propio crecimiento vegetativo y de los flujos migratorios, la demanda de unidades habitacionales en los segmentos más pobres llevó a que los precios de los alquileres en el contexto de las villas y los asentamientos subieran sensiblemente más que en las zonas con trazado urbano. El mismo fenómeno regresivo se dio al interior de estas últimas. Los barrios de clase baja experimentaron un incremento mayor que los de clase media”. Fuente: Inmuebles Clarín
Si bien Córdoba siempre llevó la delantera respecto a precios en el mercado inmobiliario respecto a Rosario, al menos en el último tiempo la cuestión parece haberse equiparado en un aspecto. Alquilar un departamento en Nueva Córdoba, barrio termómetro del mercado inmobiliario cordobés, “cuesta casi lo mismo que hacerlo en la zona más demanda de la ciudad santafesina”.

En ese sentido, el precio promedio del alquiler de un departamento de 1 dormitorio en el barrio de referencia de Córdoba alcanza un promedio de $ 1.200, con valores que se extienden desde los $ 900 a los $ 1.500, dependiendo de la antigüedad y ubicación del inmueble. Ese promedio es el mismo que se encuentra en Rosario. A su vez, esta paridad se mantiene cuando se evalúa el alquiler de un departamento de dos dormitorios en las zonas antes mencionadas, ya que el valor promedio del alquiler de este tipo de inmueble alcanza los $ 1.700. En Córdoba, por caso, las mensualidades por estos departamentos van desde los $ 1.500 a los $ 2.000. Si bien los alquileres en Nueva Córdoba se mantuvieron estables en los últimos 12 meses, y aunque se espera que la oferta de inmuebles satisfaga la demanda actual, se prevé que los precios de arrendamiento muestren un ajuste en los próximos meses. En lo que respecta a expensas e impuestos, se registran diferencias entre lo que se abona en Córdoba y Rosario. En este caso, y siempre considerando precios promedios, las expensas de un departamento de un dormitorio en la ciudad santafesina son de $ 200 y las de una unidad con dos dormitorios de $ 300. En Córdoba, en tanto, se puede llegar a pagar unos $ 300 por el primer tipo de unidad, es decir, 50 % más que el mismo inmueble en Rosario; y unos $ 400 por uno de 2 dormitorios. Este rubro experimentó un alza en los últimos meses impulsado por el aumento de salarios de personal de portería y de seguridad, en aquellos edificios que cuenten con este servicio. Fuente: Punto a Punto