Representante del movimiento pop en el diseño, el arquitecto italiano Gaetano Pesce recibió el encargo de construir dos casas en un predio rodeado de olivos ubicado de Carovigno, en Puglia (Italia). La solicitud provino de la dueña de una galería de arte, Caterina Tognon y la idea fue diseñar dos viviendas de vacaciones alegres y desprejuiciadas; las mismas se pueden alquilar para pasar unos días “fuera de lo habitual”.

La audacia de Pesce lo llevó a crear dos casas con forma de cara: una de hombre y otra de mujer. Inclusive algunos comentan que, del mismo modo que antiguamente los artistas hacían con sus mecenas, quiso representar los rostros de Caterina Tognon y su esposo. El detalle más controvertido en estos tiempos de igualdad es que pintó una de celeste y otra de rosa. 

Las casas se concibieron para vivir como en un barco, pasando más tiempo sobre cubierta acompañado de los "rostros", que despiertan desde sonrisas hasta críticas por su diseño.

Como Pesce se ha dedicado a investigar nuevos materiales, el detalle de estas casas es que están revestidas de poliuretano teñido, un polímero dúctil que se suele usar de aislante. Aplicado a la fachada, el material  demuestra propiedades térmicas pasivas, requiriendo poca calefacción durante el invierno y, a la inversa, se enfriándose rápidamente en verano.

Rodeadas por un mar de olivos centenarios, las casas se pueden alquilar durante todo el año. Una gran mesa de comedor al aire libre, una piscina alargada –ideal para nadar–, una huerta y un programa de arte curado por la dueña puede resultar una propuesta atractiva para pasar unos días de descanso.

Fuente: https://www.clarin.com/arq/insolito-casas-forma-caras_0_N6-n95nYh.html